TERMINATOR 2

TERMINATOR 2En 1995, once años después de los eventos de The Terminator, John Connor (Edward Furlong) tiene diez años y vive en Los Ángeles con sus padres adoptivos. Su madre, Sarah Connor (Linda Hamilton), lo había estado preparando durante toda su infancia para su futuro papel como líder de la «Resistencia humana» contra Skynet, pero es arrestada y enviada a un hospital psiquiátrico tras intentar bombardear una fábrica de computadoras. El doctor Peter Silberman (Earl Boen) se encarga de supervisar a Sarah. Skynet envía un nuevo Terminator, un T-1000 (Robert Patrick), al pasado para matar a John; está compuesto de una «polialeación mimética», un metal líquido que le permite tomar la forma y apariencia de cualquier persona o cosa que toque. Aunque no puede imitar máquinas complejas como pistolas o bombas, es capaz de moldear partes de sí mismo en cuchillos y armas punzantes, además de imitar la voz y la apariencia de los humanos. El T-1000 asume la identidad de un oficial de policía y persigue a John. Mientras tanto, el John Connor del futuro (año 2029) ha enviado un T-800 (Arnold Schwarzenegger) reprogramado —modelo 101 de Cyberdyne Systems—, similar al que atacó a Sarah en la primera película, para protegerse a él mismo de joven.

El T-800 y el T-1000 se encuentran a John en un centro comercial, y se produce una persecución en la que John y el T-800 escapan en motocicleta; el T-800 le explica al niño que ha sido programado para protegerle y obedecerle. Con miedo de que el T-1000 mate a Sarah, John ordena al T-800 que le ayude a liberarla. Se encuentran con Sarah en medio de su propio intento de fuga; inicialmente está aterrorizada por encontrarse con el Terminator, pero acepta su ayuda después de que la ayuda a escapar del T-1000. El T-800 informa a John y Sarah sobre Skynet, la inteligencia artificial que iniciará un holocausto nuclear en el «Día del Juicio Final» y continuará creando las máquinas que acabarán con la humanidad. Sarah se entera de que el responsable más directo de la creación de Skynet es Miles Dyson (Joe Morton), un ingeniero de Cyberdyne Systems que trabaja en un nuevo y revolucionario microprocesador que formará la base de dicha inteligencia.

Cosplay del T-1000.
Sarah, que toma las armas de un viejo amigo llamado Enrique Salceda (Cástulo Guerra), planea huir con John a México, pero después de tener una pesadilla sobre una explosión nuclear, se despierta con una determinación fortalecida y se propone matar a Miles Dyson. Ella lo hiere en su casa, pero se ve incapaz de matarlo frente a su familia. Tras adivinar su plan, John y el T-800 llegan e informan a Miles de las consecuencias de su trabajo. Aprenden que gran parte de su investigación se ha realizado mediante ingeniería inversa a partir de la CPU y el brazo del primer Terminator. Minutos después, se dirigen al edificio de Cyberdyne Systems para destruir todo el trabajo; John y Dyson recuperan el brazo y la CPU, mientras el T-800 y Sarah ponen bombas para destrozar el laboratorio. Llega la policía y Miles recibe varios disparos mortales, por lo que se sacrifica y detona las bombas a la par que el resto huye. Un equipo SWAT llega, pero el T-800 hiere en las piernas a todos —John le había dicho anteriormente que no matara a nadie— y roba un furgón con el que escapan. El T-1000 llega tarde a la casa de Dyson, pero se entera por radio del ataque a Cyberdyne y parte hacia el lugar. Ahí continúa persiguiéndolos en un helicóptero que roba a la policía; al quedar destruido lo reemplaza por un camión cisterna que transporta nitrógeno líquido y los persigue hasta una acería, donde producto de la colisión del camión, el nitrógeno líquido se dispersa, por lo que congela al T-1000, despedazándose parcialmente como resultado de no detenerse.

El T-800 lo destruye completamente de un disparo, pero el calor de las calderas lo devuelve a su estado líquido. Al tiempo que Sarah y John escapan por las instalaciones, ambos Terminators se enfrentan hasta que el T-1000 deja gravemente dañado al T-800 y logra desactivarlo al perjudicar su fuente principal de energía tras clavarle una barra de metal en el abdomen. Posteriormente, se presenta frente a John con la apariencia de Sarah, pero no consigue engañarlo; la verdadera Sarah confronta al T-1000 y lo incapacita al dispararle con una escopeta de alto poder y así evitar que se regenere, mientras los impactos lo empujan a caer dentro de una caldera de metal fundido. El T-800 se reinicia y lanza una granada al T-1000, este cae en una tina de acero fundido, donde es destruido; John también arroja los componentes del Terminator original a la tina. Después, el T-800 se sacrifica y le pide a Sarah que lo tire al acero para que su tecnología no se pueda usar para crear Skynet. Sarah mira al futuro con esperanza, con la creencia de que si una máquina puede aprender el valor de la vida humana, es posible que la humanidad no esté condenada a la autodestrucción.

DESCARGAR