TERMINATOR 1

TERMINATOR 1En el año 2029, después de devastar la Tierra y esclavizar a la humanidad, las máquinas, gobernadas por la inteligencia artificial conocida como Skynet, están a punto de perder la guerra contra la resistencia humana liderada por John Connor. Frente a esa situación, las máquinas entienden que asesinar a John Connor en el presente sería irrelevante, dado que ya ha conducido a la resistencia humana a la victoria. Por lo tanto, Skynet elabora su estrategia decidiendo eliminar al líder enemigo antes de que nazca. Para ello envía al año 1984 a un Terminator T-800 modelo Cyberdyne 101, un cíborg exterminador (Arnold Schwarzenegger), a través de una máquina del tiempo, con la misión de exterminar a Sarah Connor (Linda Hamilton), madre de John, antes de que sea concebido.

Enterados del plan para asesinar a la mujer que dará a luz al único hombre capaz de salvar a la humanidad, la resistencia también consigue acceder a la máquina del tiempo y logra enviar a un soldado humano, Kyle Reese (Michael Biehn), con la misión de protegerla del T-800.

Cuando el cíborg llega en la madrugada a 1984, asesina a dos punks después de que se negaran a entregarle sus ropas, dejando vivo al tercero que acabó cediendo, tras esto asesina al dueño de una armería y se surte con varias armas de alto poder. Posteriormente localiza y asesina a dos mujeres llamadas Sarah Connor, que encontró en la guía telefónica de Los Ángeles. Cuando Sarah Connor salía de su turno como camarera, su compañera de trabajo le muestra la televisión donde anuncian que una mujer llamada Sarah Connor ha sido asesinada esa misma mañana. Kyle Reese logra llegar a 1984 y mientras huye de una patrulla que lo persigue logra quitarle la pistola a un policía, robar ropa de una tienda y una escopeta desde una patrulla estacionada.

Esa noche, después de haber sido plantada por un joven con quien tenía una cita, Sarah abandona el apartamento que comparte con su compañera de trabajo Ginger, quien espera la visita de su novio Matt Buchanan (Rick Rossovich). Sarah decide entonces ir a un bar restaurante para pasar el tiempo. Allí se entera por la televisión del asesinato de la segunda Sarah Connor y al revisar el directorio telefónico descubre que están siendo asesinadas en orden de lista y ella es la siguiente. Mientras busca un teléfono para pedir ayuda ve que Kyle la sigue y asume que se trata del asesino. Decide entonces entrar a un bar-discoteca llamado Tech Noir desde donde deja un mensaje en la contestadora de Ginger y posteriormente contacta con el teniente Ed Traxler (Paul Winfield), que le dice que le enviará una patrulla para recogerla.

Mientras tanto, el Terminator llega al apartamento de Sarah y asesina brutalmente a Ginger y Matt, asumiendo que ella es Sarah. Estando a punto de retirarse, escucha el mensaje de Sarah, por lo que revisa las fotos del departamento para identificar su rostro y sale a encontrarla en la discoteca. Justo cuando parece que logrará asesinarla, Kyle le dispara repetidas veces con la escopeta, dejándolo temporalmente neutralizado. Reese logra convencer a Sarah de huir con él en auto mientras el Terminator se recupera y los persigue en un coche patrulla que roba.

Sarah y Reese se ocultan en un estacionamiento donde Kyle le explica todo sobre la máquina, que él viene del futuro al igual que el cyborg, y que tiene la misión de protegerla de los intentos de asesinato del Terminator. También le cuenta que en el futuro, los militares estadounidenses crearán una inteligencia artificial, llamada Skynet, para tomar decisiones estratégicas, pero que había tomado conciencia de sí misma después de haber sido creada y, tras decidir que la raza humana era una amenaza, opta por destruirla. Para eso, había iniciado un ataque termonuclear total, resultando posteriormente en una guerra entre los sobrevivientes humanos y las máquinas. El papel de Sarah era engendrar a John Connor, quien sería el futuro líder de la resistencia y dirigiría a los humanos hacia la victoria final. Aunque al principio Sarah no quiere creer la historia de Kyle y trata de huir, Kyle logra que se calme y la convence de quedarse con él o de lo contrario morirá. El Terminator, aprovechando la información que obtiene de la radio policial, los localiza y reanuda la persecución, que acaba cuando Reese y Sarah son detenidos y el Terminator logra escapar. Reese es interrogado por el doctor Peter Silberman (Earl Boen), quien lo califica como un lunático delirante.

Mientras tanto, en la habitación de un motel el Terminator repara su brazo derecho y se extirpa su ojo izquierdo biológico, dañados por los disparos en la persecución y el posterior choque del coche patrulla en el que iba. Después de vendarse el brazo y colocarse unos lentes de sol para cubrir el ojo mecánico, toma las armas que tiene escondidas en la habitación y se dirige a la comisaría. Cuando llega allí, pregunta en la recepción por Sarah Connor, de quien dice ser amigo. Al serle negada la visita, embiste la entrada del recinto con su vehículo y asalta la comisaría, asesinando a cada policía que intenta detenerlo. Sarah se esconde y es rescatada por Kyle, que aprovecha la oscuridad para escapar de allí y se refugian bajo un puente. Sarah le pide a Reese que le cuente sobre el lugar de donde viene, y en un flashback se muestra el pasado de Reese (el futuro). En ese futuro post-nuclear, Reese tiene una foto de Sarah que resulta quemada en un violento ataque sorpresa de un Terminator a una base humana.

Al día siguiente, Sarah y Kyle se ocultan en un motel llamado Tiki, escogiéndolo ya que posee un perro guardián, animal que instintivamente reconoce y señala a los Terminators. Mientras Kyle sale a comprar elementos para fabricar bombas de tubo, Sarah llama a su madre, sin saber que en realidad habla con el Terminator que se hace pasar por ella, después de haberla matado para conseguir información del hotel donde se ocultan. Sarah le pregunta a Kyle si alguna vez ha tenido una pareja y él le responde que no, y luego le revela a Sarah que ha estado enamorado de ella desde que John Connor le regalara una foto de su madre, y que arriesgó su vida viajando a través del tiempo por ella. Al principio, Kyle se siente algo molesto por haberle revelado eso, pero Sarah, conmovida por el sufrimiento que ha pasado Kyle y por la confesión de este, lo besa apasionadamente para después hacer el amor.

Al caer la noche, el Terminator llega hasta el motel, montado en una motocicleta y es recibido por los ladridos del perro. Así alertados, Kyle y Sarah logran huir en una camioneta, siendo perseguidos en una autopista; cuando Sarah logra hacer caer al Terminator de su moto con la camioneta, el ciborg secuestra un camión cisterna de combustible, para intentar atropellarla. Kyle logra hacer explotar el vehículo con una bomba. Sin embargo, el Terminator sale de entre las llamas del camión ahora sin piel ni carne y los persigue hasta una cercana fábrica automatizada. Allí Kyle, malherido por la persecución, lo enfrenta y logra colocar su última bomba en el torso del ciborg, destruyendo su mitad inferior y su brazo izquierdo. En la explosión, Sarah resulta herida en su pierna, quedando imposibilitada para caminar. Arrastrándose, llega junto a Kyle pero descubre que ha muerto. La mitad superior del cyborg consigue reactivarse y persigue a Sarah, quien huye aterrorizada hasta atravesar una prensa hidráulica. Finalmente, cuando el Terminator intenta alcanzarla, Sarah la pone en funcionamiento y lo aplasta.

Meses después, Sarah viaja por el norte de México, grabando varias audio-cintas que luego dará a su futuro hijo cuando esté preparado para escucharlas. Sarah muestra un avanzado estado de embarazo y aún conserva la pistola que Kyle le había dado en el motel y ha adoptado un perro pastor alemán para que le avise si alguna vez otro Terminator la encuentra. Las cintas revelan que Kyle es su padre y lo concibieron la noche que pasaron juntos en el motel. Sarah se detiene unos minutos en una gasolinera, donde un niño (Anthony Trujillo) le toma una fotografía con una cámara Polaroid y le pide cinco dólares por ella. La foto es la misma que John regalará a Kyle en el futuro.

Luego, el niño menciona que se avecina una tormenta, y cuando el gasolinero le traduce a Sarah lo que el niño dijo, Sarah responde: Lo sé. Al tener el tanque de gasolina lleno, Sarah continúa su camino en dirección a la tormenta.

DESCARGAR