MONSTRUOS A LA OBRA

En esta época de insistentes continuaciones de largometrajes y series de televisión, no nos tendría por qué resultar desagradable reencontrarnos con viejos conocidos si la ocasión o las ocasiones anteriores fueron tan divertidas como la de Monstruos S. A. (Pete Docter, Lee Unkrich y David Silverman, 2001).MONSTRUOS A LA OBRA

Pero solo, faltaría más, si lo nuevo que nos ofrecen merece la pena, tal como ocurre con los episodios de Monstruos a la obra (desde 2021), el spin-off animado de Disney Plus que se basa en la peli de Pixar y que constituye una secuela directa y se inicia seis meses después de que terminase la otra. Su creador no es sino el mismo Docter, a quien también debemos Up (2009), Del revés (2015) y Soul (2020), codirigidas con Bob Peterson, Ronaldo del Carmen y Kemp Powers respectivamente.

Por supuesto, Monstruos S. A. no se revela como lo más logrado del estadounidense Pete Docter, sino la trepidante, conmovedora y graciosísima aventura en Sudamérica del huraño Carl Fredricksen (Edward Asner) y su casa voladora con el cargante Russell (Jordan Nagai) y el decidido y atolondrado Dug (Peterson). Pero la de James P. Sullivan (John Goodman) y Mike Wazowski (Billy Crystal) durante su trabajo en Monstruópolis nos deja muy buen sabor de boca.

El miedo de ‘Monstruos a la obra’

Disney Plus

No obstante, lo cierto es que Monstruos a la obra la ha desarrollado su compatriota Roberts Gannaway, director de productos menores de Disney como Timón y Pumba (1995-1999), House of Mouse (2001-2021), La película de Stitch (2003), Campanilla: El secreto de las hadas (2012) o Aviones: Equipo de rescate (2014).

El temor comprensible que puede despertar en los seguidores de Pixar una continuación de Monstruos S. A., sea en formato de filme o de una serie como la de Disney Plus que se analiza aquí, es que se parezca más a la precuela que lanzaron mucho más tarde que a la satisfactoria primera película.

MONSTRUOS A LA OBRA

Nada que temer: hay disparates muy graciosos a machamartillo

Pero Monstruos a la obra se sitúa en medio de ambas y, por suerte, más cerca de Monstruos S. A. que de Monsters University. E incluso podríamos decir que sobrepasa a la fundacional en la locura de sus situaciones, escritas a machamartillo para que no haya un segundo de normalidad, y así provoca en cada episodio unas cuantas carcajadas muy de agradecer con escenas de humor surrealista, satírico o slapstick en el extraño entorno laboral.

Hasta el punto de que nos cautiva y nos mantiene sonrientes y complacidos con sus ocurrencias ingeniosas y sus alocadas excentricidades y, además, hay en esta serie de Disney Plus auténticas tonterías tan irresistibles, cosas de la mayor puerilidad de las que uno podría avergonzarse por permitir que le afecten, que nos asalta la risa tonta sin poder remediarlo.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas. Incluye acceso ilimitado a todos los estrenos y a Star. También podrás ver el contenido de Marvel y Star Wars y las grandes películas de animación de Pixar.

MONSTRUOS A LA OBRA

En tal sentido, no podemos evitar que Monstruos a la obra nos recuerde el filme Dentro del laberinto (Jim Henson, 1986) por estos detalles, y su ruidoso Pantano del Hedor Eterno. Pero es que el giro imprevisto que da el asunto entraña una lógica tan aplastante en su propia chifladura que debemos quitarnos el sombrero. Igual que por la cesión del protagonismo con el espíritu razonable de Sulley, pilar de muchos contrapuntos de Monstruos S. A. y de Monsters University, la animación que no deslumbra aún ni desmerece o los títulos con la tradicional de estilo sesentero.

Todavía no se sabe si nos tienen preparadas grandes emociones en los siguientes capítulos de esta primera temporada pero, si continúan como hasta ahora en lo que hemos podido ver, nos los zamparemos con sumo gusto en la plataforma de Disney Plus.

  1. https://url.xvx.es/A5Je
  2. https://url.xvx.es/17r8
  3. https://url.xvx.es/cufa