La Reina de Indias y El Conquistador es una serie dramática colombiana producida por Caracol Televisión, distribuida por Netflix y dirigida por Jhonny A. Ortiz. Más que una serie, por su extensión, 60 capítulos, y una duración de unos 45 minutos cada uno, la podríamos llamar telenovela. Tiene carácter histórico y en ella se va a poder ver la reconstrucción uno de los primeros amores que se dieron en América entre una mujer india y un español.

El guion está escrito por Jhonny A. Ortiz, Adriana Barreto y Gustavo Salcedo, en él han querido preservar el rigor histórico, pero lo que han conseguido es contarlo como si fuera un cuento de Disney (dicho en una entrevista realizada a Emmanuel Esparza), donde el transcurso de la historia y las relaciones amorosas parecen un cuento de hadas.


Está rodada casi en su totalidad en exteriores. La idea es original de Catalina Porto para la plataforma de streaming Netflix, donde ya se puede ver desde el 20 de mayo, aunque los espectadores de Colombia tendrán que esperar un poco todavía para verla en Caracol Televisión y en Netflix Colombia.

Ficha Técnica

Título: La reina de Indias y el conquistador
Título original: La reina de Indias y el conquistador

Reparto:
Alejandro Muñoz (Actor)
Mercedes Salazar (Inés)
Manuel Navarro (Diego Nicuesa)
Vladimir Bernal (hombre de confianza Palomino)
Álvaro Benet (José Buendía)
Essined Aponte (Catalina de Indias)
Wolframio Sinué (Cacique Galeras)
Maia Landaburu (Constanza)
Luis Mesa (Fernando de Valenzuela)
Alejandro Rodriguez (Pedro Badillo)
Camilo Jimenez Varon (Teniente Rodrigo Falla)
Emmanuel Esparza (Pedro de Heredia)
Quique Sanmartín (Meneses)

Año: 2020
Duración: 45 min.
País: Colombia
Director: Jhonny A. Ortiz (Creador), Camilo Villamizar, Juan Carlos Vásquez
Guion: Jhonny A. Ortiz
Fotografía: —-
Música: —-
Género: Drama. Romance
Distribuidor: Netflix

Sinopsis

Esta es la historia de Catalina, la mujer indígena que regaló su alma, su corazón y su vida a un conquistador. La reina de Indias y el conquistador reconstruye una de las primeras historias de amor que tuvo lugar en Estados Unidos, entre una mujer indígena y un español. Después de establecer la ciudad de Cartagena, Pedro de Heredia, motivado por la necesidad de salvar a su hermano, traiciona a Catalina. Con el corazón roto, ella escapa, solo para regresar 18 años después, como una mujer adulta. En su alma, su única misión es: la venganza. Para terminar con la vida de Pedro de Heredia, de la misma manera que él, después de hacerla caer por él, terminó con la suya.

El Nuevo mundo

Tras la conquista del pueblo indígena por el Gobernador Nicuesa (Manuel Navarro), este secuestra a una mujer, Catalina (Essined Aponte), al quedarse embelesado por su belleza. Anteriormente ya se había apropiado de otros indígenas a los que tiene encerrados o trabajando para él en las minas de oro de Santa Marta. Con el tiempo, Catalina, al conocer perfectamente las tierras, se convertirá en el caballo de Troya de los españoles.

Pedro de Heredia y Catalina de Indias

Patricio Gamarra, como se conoce al principio a Pedro de Heredia (Emmanuel Esparza) llega, como polizón, en un navío desde España a la isla de Santa Marta, con la idea de salvar a la indígena de las manos de Nicuesa.

Al ir por la selva, Catalina de Indias recibe un disparo en la espalda y, al refugiarse en una cueva, va a ser Pedro de Heredia el que se encargue de cuidarla, curarla y ayudarla a volver a su aldea donde se reencontrará con su familia. Durante este tiempo se irá fraguando una relación amorosa entre los dos, que más que amor eterno es una atracción física. Esta relación se irá deteriorando por una serie de traiciones y mentiras hasta que ella se intentará vengar y hacer suya la frase “Ojo por ojo, diente por diente”, para honrar a su pueblo.

La Conquista de Cartagena de Indias

Tras años de amor y traición y tras haber saldado la deuda que tenía con la Reina de España para librar a su hermano Alberto de Heredia (Fernando Campo) de la horca, Pedro de Heredia vuelve en busca de Catalina. Al no encontrarla, funda Cartagena de Indias, ciudad donde le había prometido que serían libres y no habría guerras ni violencia sino paz. A esta ciudad, más adelante, llegará toda su familia buscando una mejor vida y también, vuelve Catalina, ya madura, que irá contra él por todo el daño que le ha hecho. Esta ciudad la construye para resarcir a su gente por todo el dolor que les ha provocado, pidiendo el perdón para calmar esa impotencia que le reconcome por dentro.

Foto de Netflix

Conclusión de ‘La Reina de Indias y El Conquistador’

La Reina de Indias y El Conquistador es una serie en la que los espectadores van a poder ver: conquistas, peleas, violencia, mentiras, traiciones, amor, desamor, y en la cual la vida de las personas solo vale el dinero que se quiera pagar por ellas. También sale a relucir la tristeza de las familias que pierden sus aldeas y sus pueblos.

El director (Jhonny A. Ortiz), como he nombrado al principio, quiere hacer que la historia parezca una película de Disney. La historia real se mezcla con pinceladas de ficción, donde se puede ver a la protagonista como una belleza mestiza más de nuestro siglo que del que pasó en realidad.

Es una serie que está bien para pasar este final del confinamiento y si no hay mucho que hacer. Los espectadores tendrán que tener un poco de paciencia al ser larga y les llevará tiempo terminarla. Netflix ha arriesgado con el diseño de fotografía y con la mezcla de actores nacionales e internacionales y también, al rodar casi toda la serie en exteriores que no debe ser tarea fácil.